lunes, 23 de septiembre de 2013

Dexter: Finale

Pues sí, ya sé que no he escrito nunca nada sobre Dexter, pero ayer fue la final y, después de ocho años disfrutando de la serie, tenía que dedicar una entrada al asesino en serie más simpático de toda la TV.



ATENCIÓN SPOILERS
Así que, ya sabéis, si no queréis que os destripe el final, huid, bien lejos. Pero luego volved, ¿eh? =D

Pues bien, acabo de ver el final, y la verdad es que me ha decepcionado un poco.

Desde siempre he tenido claro que una serie como Dexter no podía acabar bien, por mucho que se empeñaran estos últimos capítulos, cuando nos hacían creer que él, Hannah y Harrison huirían a Argentina y comerían perdices, y churrasco a la barbacoa. No, me negaba a creer que Dexter tuviera un final feliz, porque no le pega.

Empecé a pensar en la posibilidad de que le pasara algo a Deb, algo que hiciese un click en la cabeza de Dexter, que le hiciera explotar de rabia y liberar esos sentimientos que, como buen asesino en serie, tenía contenidos. Algo por lo que decidiese quedarse y cambiar, o incluso confesarlo todo y entregarse.

Lo que no me imaginaba para nada era el desarrollo final, que él acabara con la vida de su hermana para acabar con su sufrimiento, llevarla mar adentro y hacer desaparecer su cuerpo bajo las profundidades, tal y como había estado haciendo durante las primeras temporadas con sus víctimas, sólo que esta vez, sin bolsas de basura y sierras de por medio. 

Emotivo y simbólico, sí, pero un poco irreal. ¿Nadie ve que se lleva un cadáver del hospital y lo sube a su barco?

También creo que la han cagado un poco con el final. Yo hubiese eliminado la última escena, en la que aparece en el quinto coño con pintas de leñador del Canadá descargando camiones de troncos, y hubiese acabado la serie con esa escalofriante escena en la que se dirige con su "Slice of Life" hacia la tormenta. Ese hubiese sido un final trágico y sorprendente, que nos hubiera dejado el corazón en un puño y un nudo en la garganta. Para mi, ese hubiese sido el final perfecto.

Porque, vamos a ver... Otra cosa que no me cuadra... ¿cómo pudo sobrevivir al huracán en medio del océano? Por muy Dexter que sea, es humano, no me creo que alguien pueda sobrevivir a algo así. ¿Y Hannah? Lee la noticia por internet y casi ni se inmuta, ni una triste lagrimilla, nada. 

Creo que el final en sí ha sido muy rápido, apenas 15 minutos, y poco emotivo, no me ha dado tiempo a emocionarme ni a soltar una lagrimilla por lo de Deb. ¿Lo de cargarse a Saxon para que pareciera defensa propia? Buena idea, pero lo han dejado estar demasiado rápido. En otro momento, Quinn hubiera sido el primero en culpar a Dexter, pero como acaban de cargarse a Deb y está destrozado, lo único que quiere es ver a Saxon muerto, al igual que Batista. Que sí, en parte tiene sentido... pero lo he visto demasiado forzado todo.

De todas formas, y para acabar, me alegro de que haya terminado así, y no felizmente como nos querían hacer creer. 

Nunca habría pensado que un asesino en serie me llegaría a caer bien, pero Dexter lo consiguió en el primer capítulo. Han pasado 8 años desde entonces y ahora, parece que me falta algo. Se nos va una serie, pero también se nos va un amigo. 

Adiós, Dexter Morgan, te echaremos de menos =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada