viernes, 29 de abril de 2011

Perdonad, pero alguien tenía que decirlo (I)

Vamos a ver, que me importa una puñetera mierda la boda real, los novios, los vestidos horteras, las pamelas inmensas, los invitados pijos y el caviar israelí del pica-pica.

Dejad de restregarnos por la cara la de pasta que se han gastado y hablad de otra cosa ya, cansinos.

Perdonad, pero alguien tenía que decirlo.

3 comentarios:

  1. Un aplaus! Clap clap clap clap

    Willy

    ResponderEliminar
  2. Sin duda... a mi es que me la trae totalmente al fresco esa bodita tambien.

    ResponderEliminar